Disminuida la venta de pescados y mariscos pese a cuaresma

* Para muchas familias poner en sus mesas alguno de estos alimentos representa un gasto excesivo debido a la difícil situación económica.

Disminuida la venta de pescados y mariscos pese a cuaresma

Armando Azamar Fonseca / San Andrés Tuxtla, Ver.- La temporada de Cuaresma ya no es igual que en años anteriores para la venta de pescados y mariscos ya que se mantiene a la baja, lo que es un reflejo de que el consumo de este alimento cada vez es menos debido a la crisis económica por la que atraviesan la mayoría de las familias.

Otro factor que provoca que la comercialización se mantenga disminuida es el aumento en los precios, así lo señaló la comerciante de marisco en el interior del mercado Cinco de Febrero en este municipio, Flora Marina Jiménez Herrera.

“Ahorita no ha habido afluencia de gente, las ventas están muy bajas porque aparte no hay producto he incrementa el precio del pescado.

La mojarra está de 60, 70 y en 80 pesos, varía mucho el precio dependiendo de la temporada, cuando se mete el norte ahí es cuando el precio aumenta. El precio del camarón varía, hay de 180, 200, 220 el cristal”, dijo.

Indicó que hay confianza para que durante la Semana Mayor se tenga un repunte considerable en la venta de pescados y mariscos, situación que de lograrse contribuirá para que se alcance un ligero respiro en la economía de quienes se dedican a esta actividad.

“No respetamos la cuaresma, solamente los días mayores es cuando se respeta, los viernes y sábados santos, el domingo de gloria.

La jaiba está hasta en 70 pesos el kilo, lo que la gente compra es la mojarra que es la más económica, la que estamos manejando nosotros es la de Catemaco la original que se pesca adelante de Coyame, es la que no sabe a palo, porque viene mojarra de Alvarado y huele a palo y es más barata pero no sabe igual”, puntualizó.

* Carniceros también se encuentran por la calle de la amargura

Mientras tanto, para los carniceros la cuaresma viene a disminuir aún más sus ventas, ya que representa una de las épocas más difíciles en cuanto a reactivación económica, porque de por si las familias no se encuentran consumiendo la carne debido a la crisis económica, subrayó Noé Malaga, tablajero.

“Llega su fecha en estos días en que si afecta a la cuaresma, no hay demanda y las ventas están bajas, a lo mejor las familias guardan estos días, si nos afecta porque no hay demanda.

Las ventas han disminuido en un 40 por ciento más, es la temporada más difícil para nosotros, actualmente tenemos la carne de cerdo en 74 pesos el kg, 80 la costilla, y la carne de res la están dando hasta en cien pesos el kg, los precios se han mantenido porque si no hay ventas y le subimos es peor para nosotros”, finalizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.