Encuentran muertos a dos jubilados de PEMEX, en Agua Dulce; ambos en hechos distintos

  • Uno de ellos se suicidó de un disparo en la boca con una escopeta calibre .22.
  • El otro fue hallado putrefacto, pero no se le apreció a simple vista alguna lesión, aunque se supo que este sufría de depresión.

Germán Méndez Rodríguez / Agua Dulce, Ver.- En hechos distintos, dos jubilados de PEMEX fueron hallados muertos en dos lugares distintos, uno de ellos decidió acabar con su existencia al dispararse en la boca con una escopeta, mientras que del otro y cuyo cuerpo se encontraba en avanzado de putrefacción, se desconocen las causas.

El primero caso se registró alrededor de las 10:00 horas, en un domicilio ubicado en calle Córdoba, de la colonia Allende, donde una empleada doméstica, se llevara el gran susto de su vida, al encontrar muerto al propietario de la casa y avisara a las autoridades policiacas.

Se trató de Pablo Gutiérrez Galmiche, de 86 años de edad, jubilado de PEMEX, quien a decir de las autoridades, se habría suicidado al dispararse en la boca con una escopeta calibre .22.

En las indagatorias, las autoridades ministeriales lograron saber que el ahora finado vivía solo y se padecía de varias enfermedades, situación que posiblemente lo orillo a quitarse la vida.

El otro caso se suscitó, en un domicilio ubicado en calle Segunda Oriente, de la colonia Alborada, del mismo municipio, donde la esposa de Lucio Briones Carrizales, de 60 años de edad, también jubilado de PEMEX, lo hallara muerto y en avanzado estado de putrefacción.

Fue la ciudadana Beatriz Sánchez Rodríguez, quien solicitó la presencia de la Policía Municipal, ya que había encontrado a su esposo muerto dentro del lugar antes citado y tras corroborar los oficiales la muerte de esta persona, dieron parte a las autoridades ministeriales.

La hoy viuda manifestó que su esposo acostumbraba a irse a quedar ese lugar, ya que él tenía su domicilio en la Cerrada de Zacatepec, en la colonia Puebla y que su ausencia durante una semana no se le hizo extraña, ya que este lo hacía periódicamente.

En este caso las autoridades indicaron que el cuerpo se encontraba putrefacto y que simple vista no se apreciaba alguna lesión, sin embargo esto sería determinado por el médico legista, aunque no descartan el suicidio, ya que también se supo que este padecía de depresión por problemas económicos.

En ambos casos, el fiscal en turno ordenó el levantamiento de los cadáveres para que fueran trasladados al SEMEFO para la práctica de la necrocirugía de ley.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.