Siguen comercios en SAT  irrumpiendo el reglamento contra el ruido

Siguen comercios en SAT  irrumpiendo el reglamento contra el ruido

  • Esto parece salírsele de control a la propia Dirección de Gobernación municipal.

Por Armando Azamar Fonseca

San Andrés Tuxtla

Comercios en el centro de la ciudad y sobre el boulevard Cinco de Febrero siguen irrumpiendo el reglamento contra el ruido y esto parece salírsele de control a la propia Dirección de Gobernación municipal, sin embargo, argumenta el director del área Lorenzo Mauricio Ortega Vergara que se trabaja a marchas forzadas.

“Seguimos trabajando exhortando a los comercios a que regulen su volumen de los sonidos que ponen, ya se les ha sancionado a algunos pero vuelven a reincidir, creemos que deben de ser conscientes, la campaña sigue y en próximos días volveremos a las sanciones”, expresó.

Consciente del creciente problema de la contaminación acústica, pone especial interés en su control y disminución, aunque esto no solo compete a la dirección municipal de gobernación, pues también la misma dirección de Protección Civil y la Jurisdicción Sanitaria Número diez tienen que sumarse a estos operativos.

Dijo que el personal asignado al programa “Alto al ruido” extrema las medidas de control y vigilancia para evitar sonidos con elevados decibeles, especialmente en zonas de ocio nocturno y durante el día en los comercios de la ciudad.

Remarcó que en los últimos meses se ha sancionado a 50 establecimientos que rebasan, reinciden o hacen caso omiso a las especificaciones del límite permitido en el reglamento de ecología, que es de 67 decibeles.

“Los límites de sonido permitidos van desde los 65 decibeles, de 10 de la noche a 6 de la mañana, y de 67 decibeles de 6 de la mañana a 10 de la noche; por tal motivo, quienes sobrepasan esos extremos son sancionados”, expresó.

Manifestó que en lo que va de esta administración municipal se han inspeccionado más de tres mil comercios, de los cuales hay 250 expedientes que son monitoreados, pues derivan de denuncias ciudadanas.

“Como primera medida, platicamos con los responsables de los giros comerciales para exhortarles a que reduzcan el sonido y que eviten rebasar la norma de decibeles, si no acatan esa disposición, se hace un apercibimiento y si hay reincidencia, se aplica una multa”, abundó.

El funcionario municipal aclaró que el Ayuntamiento no está en contra de la actividad comercial en el municipio, sino que solamente solicita que los establecimientos acaten el Reglamento de Ecología.

Leave a Reply

Your email address will not be published.