Sin denunciar mujeres la violencia patrimonial y económica

Sin denunciar mujeres la violencia patrimonial y económica

  • La Directora del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) Arcelia Arce Arenas, manifestó que han logrado atender un número considerable de féminas que han sido víctimas en su propio hogar de violencia patrimonial o económica.

San Andrés Tuxtla

Por Armando Azamar Fonseca.

El Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) ha logrado atender un número considerable de féminas que han sido víctimas en su propio hogar de violencia patrimonial o económica, sin embargo, no dan el segundo paso que conlleva a una conciliación o denuncia, precisó la Directora del Instituto Arcelia Arce Arenas.

“En estos casos lo que procede es actuar por la vía jurídica ya que se está dañando a la persona, se le está sometiendo a un maltrato y denigración, que le obstaculiza crecer tanto personal como profesionalmente”, dijo.

Detalló que la violencia patrimonial se define como cualquier acción u omisión que implique perjuicio, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos o recursos económicos destinados a satisfacer necesidades que conlleven un riesgo de daño inminente en la salud física o psíquica o la vida de algún miembro del grupo familiar.

“Es decir, la violencia patrimonial es aquella que está dirigida contra nuestros bienes y pertenencias, por ejemplo que nos destruyan nuestra ropa, que escondan nuestra correspondencia, documentos personales o libros, que nos quiten el salario, que nos vendan o destruyan los enseres domésticos, en fin, que dispongan de nuestros bienes sin nuestro consentimiento, lo que llega al chantaje para que la mujer no deje a su pareja o abandone su hogar”, subrayó.

Puntualizó que estos dos tipos de violencia, también se considera un abuso contra los derechos del sector femenil de la población, “pues a pesar de que la misma sociedad por los paradigmas que existen, es decir por el miedo que les causa el denunciar, la forma de vida que muchas mujeres tanto de la zona urbana como de la rural llevan en sus hogares son ejemplo de ello”.

Argumentó que en relación a la violencia económica se puede señalar la posibilidad de fijar una obligación alimentaria provisional a favor de la víctima y si hay hijos resolver lo relativo a la pensión alimenticia.

Para finalizar, exhortó a las mujeres a seguir denunciando, ya que aunque no haya golpes ni gritos de por medio, no significa que no se padezca algún tipo de violencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.