Ártico se derritió el equivalente a la mitad de México

Ártico se derritió el equivalente a la mitad de México

Fuente: El Universal

– De continuar el fenómeno a este ritmo, para mediados o finales del siglo no habría capa de hielo durante los veranos, explicó el profesor Hugo Delgado, del Instituto de Geofísica.

En los últimos 30 años ha desaparecido el equivalente a cuatro veces el estado de Chihuahua del casquete polar ártico o lo que es poco menos de la mitad del territorio de México, dijo Hugo Delgado, del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“El ritmo de desaparición es tan acelerado que si en el invierno de 1980 el tamaño de esta masa de hielo era de aproximadamente 15 millones 600 mil kilómetros cuadrados, hoy faltan 960 mil kilómetros cuadrados”, señaló el investigador en un comunicado.

De seguir la inercia, el panorama no es muy alentador, pues la superficie se derretiría completamente hacia fines de siglo, aunque otros señalan que esta fecha está más cerca y podría darse entre 2040 y 2050.

“Hay que ser enfáticos y señalar que al decir ‘desaparecerá’, los expertos se refieren a que no habría capa de hielo en el verano, aunque ésta podría regresar en invierno”, señaló Delgado.

Desde 2007, año en que se observó una disminución del hielo ártico muy drástica, la comunidad científica decidió encender focos rojos. Entre 2008 y 2009 se registró una recuperación, pero no lo suficiente como para llamar al optimismo, pues si bien la condición no se agravó como se esperaba, la disminución sigue 3.5% cada 10 años.

El investigador explicó que el espesor de esta capa gélida no es tan gruesa como uno esperaría. De hecho, mide alrededor de dos o tres metros sobre toda la extensión de hielo, y aunque llega a tener 25 metros en algunos lugares, ésta cada vez se hace más delgada”.

Más noticias:   Abusar de internet daña el cerebro de los adolescentes, dice un estudio chino

El proceso de desglaciación es sumamente complejo, porque los hielos responden a las variaciones climáticas y pueden recuperarse de un año a otro, por lo que Delgado señaló que lo importante es observar tendencias, no eventos aislados, y evaluar cómo la actividad humana acelera el fenómeno.

De manera recurrente, expuso Delgado, el planeta ha experimentado glaciaciones y desglaciaciones, pero ante quienes argumentan que las observaciones actuales obedecen a dicha oscilación natural, el investigador señala que éstas no se habían dado, a tal magnitud, en un periodo tan corto, lo que nos hace pensar que se trata de un evento antropogénico.

“Es importante estudiar más a fondo los posibles impactos. Al cambiar el clima se modifican las condiciones bajo las cuales se producen alimentos; además, se generan diferencias de temperatura que favorecen la ocurrencia de huracanes, incendios y sequías. Es momento de ahondar en estos temas, y quizá el Ártico sea un buen lugar para echar a andar estas investigaciones”, señaló.

Leave a Reply

Your email address will not be published.