En San Andrés Tuxtla, aumenta el caso de niños que son obligados a trabajar en la venta de chicles

En San Andrés Tuxtla, aumenta el caso de niños que son obligados a trabajar en la venta de chicles

–          A estos menores se les ve en el primer cuadro de la ciudad inhalando solventes.

–          Durante el día vende chicles en los restaurantes y en lo noche afuera de los bares.

–          En algunos casos comenten algún tipo de delito sonsacados por personas adultas que los drogan.

vendedores-de-chicles

Germán Méndez Rodríguez / San Andrés Tuxtla, Ver.- En San Andrés Tuxtla se incrementa el caso de menores de edad, que son obligados a trabajar por sus padres en la venta de chicles u otros productos y que dejan a su suerte la educación que estos menores necesitan y que ha provocado que muchos de ellos estén sumergidos en la drogadicción y en algunos casos en algún tipo de delito.

Tal es el caso de un grupo de niños de las comunidades de Tepancan y San Isidro Texcaltitán, que todos los días se encuentran en el primer cuadro de la ciudad y que se dedican a la venta de chicles en los restaurantes y negocios donde se aglomeran gran cantidad de personas y por las noches se ven a las afueras de bares y cantinas de esta ciudad.

Este grupo de menores de edad, muchas veces han sido retenidos por la policía municipal, acusados de robo y daños a vehículos sonsacados por personas adultas, quienes les venden solventes para que cometan algún tipo de delito.

Muchas veces al ser retenidos estos menores cuando cometen algún tipo de delito, se han encontrado bajo los influjos de algún solvente, manifestando que existe una persona adulta, que los sonsaca a inhalar thinner, indicándoles que con esto se sentirán “Bien”, vendiéndoles una botella de refresco con este solvente a 40 pesos.

Más noticias:   Clima en San Andrés Tuxtla

Luego que estos andan drogados, son sonsacados por algunos delincuentes de la zona para que vigilen si no viene alguna patrulla, mientras estos comenten algún robo a vehículo o algún negocio comercial.

En muchos de los casos estos niños que oscilan entre los 7  y 12 años de edad, bajo el influjo de este solvente, son ellos que armados de valor cometen algún tipo de fechoría.

Se ha visto incluso que estos menores andan por el primer cuadro inhalando este tipo de solventes y que cuando ven una patrulla huyen en diferentes direcciones, lo que pudiera provocar que algunos de ellos salgan lastimados al ser atropellados, caso que ya se ha registrado anteriormente en estos menores.

Las autoridades del DIF han manifestado que estos menores de edad, son etiquetados por la misma ciudadanía como Niños de la Calle, sin embargo esta etiqueta está mal empleada, ya que todos ellos tienen un hogar donde vivir y son sus propios padres quienes los obligan a salir a la calle para llevar el sustento económico de la familia, esto al ser el progenitor o en algunas veces la progenitora quienes están sumergidos en el alcoholismo y que utilizan el dinero trabajado por sus hijos para comprar bebidas embriagantes.

Por tal motivo al tener una familia estos menores, el DIF no se puede hacer cargo de ellos a la fuerza, porque entonces esta institución se metería en graves problemas legales.

Es por ello que urge que las autoridades del DIF, busquen la manera de enderezar el rumbo de estos niños, ya sea con algún programa de atención a menores de edad o actuar legalmente en contra de estos padres irresponsables.

Más noticias:   Califican abogados de Los Tuxtlas como una obra de relumbrón la novena ciudad judicial